esmepimentel
esmepimentel
Seguir

Descarga StoryPlace
en iOS y Android

iOS App StoreAndroid Google Play Store
Amor
Esmeralda, no jodas!
  • sororidad
  • love
  • women
La palabra es medicina! 

El dia que conocí a Zara Monroy, me estaba muriendo de nervios. Había generado tantas expectativas en mi cabeza a lo largo de seis meses, que no sabia que esperar. Aunque ya había visto su rostro en instagram, y nos habíamos escrito por whats app, su presencia y su imagen me parecieron completamente distintas cuando la vi en persona. 
Zara es una chava de 25 años, de rasgos indigenas, con un rostro duro unos ojos café que te penetran hasta la medula, traia una mochila en sus hombros y trata puestos unos jeans y una camisa de hombre. Cuando hicimos contacto visual me sentí completamente intimidada y fascinada a la vez, esto es algo que me pasa casi siempre que conozco a una mujer. Mis mecanismos de defensa y mis inseguridades comienzan a activarse y  yo, esperando que la mujer que tengo en frente, no lo note, comienzo a pelear conmigo misma. 
A regañar a mi inconsciente: Esmeralda! Por que me haces esto, otra vez? Hemos ido a un montón de terapias para hablar de este tema! No jodas! 
Y después otra parte de mi entra al quite, ( una mas sabia, espero) me recuerda que no tengo nada que temer ni nadie con quien competir. Que esos son mecanismos que aprendi de niña para protegerme cuando las otras niñas me criticaban, me amenazan y me buscaban pleito sin si quiera conocerlas! Si, en mi escuela yo era la niña bulleada!
Pero, volviendo a Zara, ella desde el primer momento se mostró tan autentica conmigo como si nos conociéramos de toda la vida. 
Zara, es poeta y rapera en su lengua materna SERI, que es una tribu indígena que habita en el estado de Sonora. 
No habían pasado ni cinco minutos cuando Zara rompe el hielo diciendo: soy lesbiana, soy indigena, soy mujer, soy rapera, soy pescadora, soy el sustento y la voz de mi comunidad. Tengo todas las razones para ser discriminada y oprimida en este pais. Pero yo he aprendido que yo vengo de un pueblo de guerreros, por eso mi abuela me contaba relatos sangrientos de mi tribu, no para asustarme, sino para fortalecerme el alma. Y aunque a mi no me gusta la violencia, a travez de mi poesía y mis canciones yo también puedo pelear y defender a los mios.
Las palabras y la voz de Zara, no solo calmaron mis nervios, sino que fueron cavando hasta llegar a un lugar de mi corazón en el que pude reconocerme en su dolor y también en su valentía. Y entonces pensé en Esmeralda cuando era chiquita y quiso esconderse del mundo sumergiéndose en los libros y entonces entendí que las palabras de aquellos autores habían sido mi fortaleza y mi refugio. Que la palabra, como bien dice Zara, tiene el poder de sanar o destruir. La palabra es medicina, es creación! 
En este preciso momento, mientras escribo estos pensamientos y recuerdo mi infancia e imagino la de Zara, me pregunto ¿Y yo que mundos estoy creando con mis palabras?.
Leer mas...

Descarga StoryPlace
en iOS y Android

iOS App StoreAndroid Google Play Store